martes, 5 de junio de 2012

COMPLEJIDAD, REGULACIÓN Y REDEFINICIÓN DE LOS MEDIOS EN EL PERÚ


RESUMEN: Los medios de comunicación a través de la historia de nuestro país han experimentado grandes posiciones a favor o en contra de su función y esencia social y han optado por involucrarse como agentes políticos en las situaciones de Estado. Contribuyendo a esta emergencia mediática los mensajes deficientes, sanguinarios, sensacionalistas, amarillistas, de espectáculo y carentes de ética adormecen la capacidad de intervención y actuación social de la audiencia en los asuntos de carácter trascendente para el Perú, para su futuro y el de nuestros conciudadanos.
Esta situación alarmante ha llevado a una crisis moral, ética y social a los medios de comunicación, ante la cual aparecen sociedades civiles u organizaciones sin fines de lucro que buscan restaurar el verdadero significado de la función y protagonismo que se les ha encomendado a estos medios desde sus inicios. Asimismo buscan desarrollar la capacidad de los propietarios y agentes que se desempeñan en este ámbito a reconocer la importancia y necesidad de que estos caminen de acuerdo a un código deontológico establecido por ellos mismos o en todo caso, ante las carencias, por la Ley de radio y Televisión (28278) ya establecido por el Estado en coordinación con la sociedad civil, aunque también presenta algunos vacios que deberán ser llenados y superados mediante las constantes reuniones y debates. Lo importante e encaminar a los medios de comunicación que están perdiendo de vista su objetivo y sus principios por intereses grupales o empresariales que les beneficia a ellos, pero que realmente perjudica a la población peruana.

PALABRAS CLAVES: Diversidad democrática, códigos de ética, regulación, autorregulación, Perú, política, omnipotencia, Veeduría ciudadana, medios de comunicación, ética, sociedad, ciudadanía, amenaza.

En las últimas décadas de la historia de nuestro país los medios de comunicación han ido desdibujado la función social que les corresponde desempeñar y han dejado de lado la esencia de su existencia y de su objetivo inicial de velar y luchar por los derechos de los más pobres y marginados, de reconstruir la dignidad personal y colectiva del pueblo, y de permitirles expresarse libremente, para optar por la alternativa más sencilla y superficial, dándole a la gente lo que le gusta o crearle una imagen engorrosa que opaque la realidad a través del entretenimiento. Mientras esto sucede se desconoce la importancia de estudiar y frecuentar a las audiencias, y de tener presente sus verdaderas necesidades; asimismo se les va impulsando a experimentar un proceso de desactivación de las iniciativas sociales de gran fragmentación tal como lo expresa Néstor García Canclini. En el Perú hemos experimentado hechos lamentables y memorables que nos dan un claro ejemplo de cómo algunos medios de comunicación se prestaron para tapar la realidad con un solo dedo: en el periodo de 1990 al 2000 (denominado periodo de Autoritarismo, poder y corrupción en los medios de comunicación[1]), ante el autogolpe del 5 de abril, la instalación de un gobierno militar – civil, el cierre del Congreso de la República y la intervención del Poder judicial, los medios de comunicación (principalmente los canales de televisión y algunos medios escritos) construyeron una estrategia para que la mayoría de la población no percibiera la ruptura del orden democrático o de un golpe de estado tradicional, realizando escazas críticas al hecho e iniciando un bombardeo de imágenes y noticias sensacionalistas y faranduleras, que distraían y disminuían la capacidad de reaccionar ante los hechos. Otro caso actual es el de algunos canales de televisión que no otorgan a las personas un tiempo para hacer escuchar su voz, expresar su opinión o realizar alguna queja y denuncia, por otro lado les presentan una programación repleta de telenovelas, reality shows, magazines, programas de farándula y pleitos, y noticieros sensacionalistas, sanguinarios y negativos encargados de entregar información, el resultado de esta situación, gente que opina sobre cosas irrelevantes, que dedica mucho tiempo de su día a estar pegado al televisor bloqueando su capacidad de reflexionar, discernir y pensar, y que no es capaz de opinar sobre los aconteceres del país por la desinformación, falta de educación e instrucción mediática. Este fenómeno mediático en nuestro país amenaza el papel protagónico de los medios de comunicación que les ha sido designado por las necesidades sociales. (Los mensajes de violencia que emiten los medios de comunicación traen consecuencias trágicas en cualquier ámbito http://www.unife.edu.pe/pub/consensus/consensus16/amarolaroza.pdf)

La programación de muchos canales de televisión se estructuran en base a telenovelas.


Otra problemática es la relación entre medios de comunicación y política establecida de acuerdo al contexto y a los intereses. En los años de 1980 y 1990, tras la devolución de los medios de comunicación expropiados años atrás a sus dueños, los desbordes, las movilizaciones y protestas sociales, estos medios nacionales aparentaban públicamente neutralidad y objetividad, pero presionaban y hacían lobby en relación a sus intereses económicos, sin intervenir abiertamente en la esfera política y pasar inadvertido los errores de desgobierno que se suscitaban, en aquella época los medios de comunicación actuaban como cajas de resonancia, pues informaban sin contextualizar y sin criticar los hechos que arrastraban a nuestro país a la crisis de ingobernabilidad y permitían el avance del terrorismo. Por otro lado, existen casos en los que podemos observar un claro divorcio, Presidentes que no hablan con la prensa, medios de comunicación que confabulan en contra de los gobiernos y otros que son los títeres de la oposición, lo que arrastra al país a generar o fomentar un malestar social existente y desentendimientos graves, por su parte las autoridades no logran comprender la complejidad que implica el desempeño y función de los medios de comunicación de garantizar la pluralidad democrática. Generalmente estos casos son protagonizados en Bolivia y Venezuela, pero en nuestro país se atravesó esta situación durante el gobierno del ex presidente Alejandro Toledo, cuando la crisis de representatividad y legitimidad se produjo por su oposición con los medios de comunicación, de los cuales algunos de sus dueños eran aliados de la red de corrupción anterior, y también porque se denunciaron casos de corrupción y nepotismo, donde se vieron involucrados muchos de sus familiares. Y el caso ya mencionado es cuando los medios de comunicación se ponen al servicio de la política para mantener sus intereses y beneficios, el ejemplo claro fue las alianzas entre el fuji-montesinismo con algunos medios de comunicación nacionales, otro ejemplo actual es la parcialidad de los medios de comunicación en las Elecciones del 2011 http://www.youtube.com/watch?v=wkbzNdq-pTE.
Ante esta desacreditación que se han generado los medios de comunicación y otros problemas de orden lucrativo y político nace un órgano no gubernamental, la Veeduría Ciudadana de Comunicación Social (http://www.c3fes.net/docs/verdesdelaciudadania.pdf) que busca hacer válido los derechos de pluralidad, verdad y libertad de expresión haciendo cumplir la auténtica función mediática, tal como lo expresa Rosa María Alfaro Moreno:

… es desde esos desasosiegos e insatisfacciones donde tejemos alianzas con los públicos de los medios apostando a una nueva relación entre medios-sociedad-cultura, más allá del escándalo palaciego, en la búsqueda de un futuro poder ciudadano también mediático pero ligado al deseo y la acción de tener algún día una sociedad donde reine la equidad y la colaboración mutua. Así se podría ligar un nuevo proyecto de país altamente comunicativo con otro de cultura cotidiana y popular…
Esta Veeduría y sus respectivos aliados estratégicos (Consejo Consultivo de Radio y Televisión – CONCORTV, Consejo de la Prensa Peruana, Asociación Nacional de Anunciantes – ANDA, Asociación de Comunicadores Sociales Calandria, ASPEC, etc.) conforman una organización sin militancia, basada en la voluntad ética por el cambio en los medios con un sentido democrático, destinada siempre a crecer y buscar el cambio de nuestra sociedad promoviendo la participación ciudadana sin limitar su representación.
La Veeduría ciudadana también estudia la opción de elaborar un proyecto de regulación que trascienda el oportunismo preelectoral, a partir de la cual las personas se movilicen y reaccionen ante una situación decisiva para la ciudadanía, esto por supuesto con la participación de todos los agentes sociales (una iniciativa de la Veeduría Ciudadana de Comunicación social del Perú http://www.youtube.com/watch?v=lRTEEMrmHAY). Esto es necesario, porque se registra una amenaza de omnipotencia de los medios de comunicación en la conducción del Estado y el malestar general, ya que muchos de estos han asumido un rol político predominante absorbido de los entes que no supieron utilizarlo y manejarlo para trabajar por la población o han conseguido el rol político compartido con las autoridades a través de las alianzas. Este involucramiento afectó a la elaboración y discusión de la Ley de Radio y Televisión (28278) en la que influyeron tremendamente los intereses de muchos empresarios de los medios, por lo que inicialmente no se constituyó una ley completa que promueva la función de velar por la integridad del ser humano. Como nos cuenta Rosa María Restrepo esta Ley tiene muchos carencias, que se están tratando de cubrir con la intervención y los constantes debates promovidos por la Veeduría ciudadana para reformular las disposiciones.
En el caso de nuestro país, por todo lo expuesto anteriormente, no se cumple y se ve reflejado la capacidad de nuestros medios de comunicación por bloquear la regulación del Estado y del mercado y por ende no se manifiesta su capacidad de autorregularse, tal como lo señala Hugo Aznar en su libro Ética y periodismo. Por lo que es necesario hacer un hincapié en el análisis, estudio profundo y propuesta significativa de construir o revisar entre todos los agentes sociales la ley de regulación de los medios existentes en nuestro país. En esta tarea constante es importante rescatar la labor que viene realizando la Asociación de Comunicadores Sociales CALANDRIA – ASPEC,  de ir informando y promoviendo movimientos sociales y comunicativos a través de las charlas, capacitaciones y dinámicas grupales a los medios locales y ciudadanía distribuidos en el territorio nacional (Tv Norte Cajamarca, Radio Marañón, Radio la Voz de la Selva, Radio Yaraví, Radio Pachamama, etc.), acerca del valor que posee implementar un código de ética a nivel nacional y en cada uno de los medios de comunicación abocados al servicio a la comunidad, la preservación de la diversidad cultural y de la diversidad democrática logrando la participación e intervención de las personas en la agenda ciudadana y de Estado a través de la educación mediática lograda con la emisión de los mensajes bien definidos y construidos. Esto refleja y refuerza la afirmación de que la educación y/o los medios de comunicación aportan conocimiento activo del ambiente próximo y universal, pueden ayudar a la sociedad a tomar conciencia de sus propias características, problemas y proyectos, a dirigir sus esfuerzos en la formación de personas que buscan su emancipación colectiva e individual. La educación y los medios de comunicación, así entendidos y bien encaminados, contribuyen sensiblemente a la transformación y la humanización de las sociedades (Gascón Baquero, 1991), lo que actualmente buscamos para la transformación y revalidación de la función de los medios de comunicación de nuestro Perú (Los medios de comunicación deben cumplir preferentemente su rol social: http://www2.ulima.edu.pe/Revistas/contratexto/10.pdf.)

La Asociación de Comunicadores Sociales CALANDRIA está realizando un trabajo
con la ciudadanía para reformular el carácter comunicativo del Perú.
Libros redactados por CALANDRIA.
ANEXO: ENTREVISTA A LA LIC. BETTY HERRERA
http://www.4shared.com/mp3/3Cb-WIhw/BETY_HERRERA.html?

SÍNTESIS: Es necesario recalcar la trascendencia que posee realizar un análisis y mejoramiento de la Ley de Radio y Televisión de nuestro país, logrando un remodelamiento de la función que deben desempeñar los medios de comunicación a favor de la promoción de la libertad de expresión, capacidad de reclamar y denunciar hechos que estropean su dignidad como persona, y de inmiscuirse en la vida pública, política y social del Perú para no caer en el error de mantenerse al margen de nuestros deberes y derechos fundamentales, contemplando lo que a un grupo de poder le conviene.
Asimismo es primordial hacer una reflexión de lo que significa e implica la complejidad de la función de los medios de comunicación sobre su comportamiento social, esta comprensión no involucra entregarle poder para modificar la sociedad según sus intereses y beneficios, se refiere a la complejidad que posee  al intentar hacer cumplir su rol de protagonista, mediador, educador e instructor porque abarca una dimensión compleja de trabajar con hombres y para los hombres (carácter eminentemente antropológico), los cuales son cambiantes, pertenecen a diferentes culturas y poseen manifestaciones democráticas muy diversas, las cuales deben ser impulsadas y desarrollada mas no frenadas por los medios de comunicación. Esto está íntimamente relacionado con la necesidad de poseer un código de ética que rija el comportamiento, actuar y funcionamiento de estas instituciones mediáticas y sociales.
La superación de todas las observaciones hechas en el marco contextual de este artículo sería al fin la comprensión de la complejidad de los medios de comunicación por parte de los ciudadanos, las autoridades e incluso de los empresarios de los medios de comunicación que conllevaría a nuestro país a ser una nación notablemente comunicativa y realmente democrática.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA:
ALFARO Moreno, Rosa María. Derechos comunicativos para la afirmación ciudadana, Veeduría Ciudadana de la Comunicación Social, Perú.
Asociación de comunicadores sociales CALANDRIA. Manual de periodismo  y códigos de ética, Lima, 2008.
AZNAR, Hugo. Comunicación responsable, la autorregulación de los medios, Editorial Ariel S.A., Barcelona, 1999.
AZNAR, Hugo. Ética y periodismo, Editorial Paidós Ibérica S.A., Barcelona, 1999.
GASCÓN Baquero, María Carmen. La radio en la educación no formal, 1° edición, Ediciones CEAC, Barcelona, 1991.
ZEPEDA, José. La complejidad de los medios, 2009, Entrevista: http://www.rnw.nl/es/espa%C3%B1ol/article/la-complejidad-de-los-medios,


[1] Asociación de comunicadores sociales CALANDRIA, Manual de periodismo  y códigos de ética, 2008, Lima.

1 comentario:

  1. Kristhel,
    Buen intento, hay notorias mejoras en tu concepción.

    ResponderEliminar