martes, 18 de septiembre de 2012

LA IMAGINACIÓN AL SERVICIO DEL OYENTE: GÉNEROS, PROGRAMAS Y FORMATOS


RESUMEN: Con una motivación principal, hacemos cierto homenaje, a un colaborador del periodismo radiofónico, Edwar Murrow, quien ha contribuido y ha reformulado la labor periodística tradicional, creando nuevos géneros periodísticos que han revolucionado en su época, y que hasta el día de hoy son utilizados: la crónica, la mesa redonda y el comentario de noticias.

Partiendo de esto, el presente paper, nos aclara el significado que actualmente se ha asumido para definir género, programa y formato radiofónico, pues durante muchos años se han planteado múltiples ideas al respecto. Las definiciones que hemos tomado en cuenta se formularon a partir del desarrollo práctico y el contraste de los aportes de autores muy renombrados. Por otro lado analizamos cada los géneros radiofónicos, las funciones que cumplen, el estilo en  los que son presentados al oyente, y se rescata la aportación e importancia de ellos. Asimismo reconocemos que un género no puede estar clasificado en un solo grupo, por lo que reconocemos la naturaleza híbrida de la mayoría de ellos.
Los géneros y los híbridos, son producto de la creatividad de los radialistas y de los productores, que llegaron a ellos buscando satisfacer los gustos y las necesidades de las personas de acuerdo a sus características, preferencias, motivaciones, edades, sexo, aspectos geográficos, psicológicos y sociales, etc. Por lo que es imprescindible conocer a la audiencia para poder mantener su atención, no migren a otras emisoras, y se empoderen de los contenidos y mensajes que se transmiten.

PALABRAS CLAVES: Edward Murrow, crónica periodística, radio, géneros radiofónicos, programas radiofónicos, formatos radiofónicos, programación radial, híbridos.

Hace muchos años, durante la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando las tropas alemanas atacaban a Inglaterra, cuando miles de personas se escondían y fenecían, un hombre estadounidense se enfrentaba al peligro por su labor periodística a través de la radio, lo cual le exigía habilidad y estrategias para hacer llegar a sus escuchas los hechos tal y como estaban aconteciendo y para que ellos pudieran experimentar lo que sentían los londinenses. Este hombre propuso una nueva forma de contar lo que ocurría, que iba más allá de informar desde una cabina de radio, el estaba trazando nuevos caminos y géneros radiofónicos dentro del área informativa.

Edward Murrow rebasó las costumbres de los News commentators (los presentadores de noticia), los documentales dramatizados y los temas que en esas fechas hacían noticia. Murrow logró sacar la cabina de radio al lugar de los hechos, para informar en vivo y en directo el acontecer internacional a su población; utilizando inteligentemente el detalle, la identificación, la narración en primera persona, la personalización, el lenguaje llano y el silencio (lo cual demuestra que la radio es un medio que posee su propio lenguaje), para transmitir a los radioescucha la misma sensación que le invadía al estar expuesto a ese ambiente, y el sentimiento de los londinenses durante la Segunda Guerra Mundial.

Tomando en serio su labor, e intentando ofrecer algo novedoso, Murrow no dudó en involucrarse y arriesgarse para reportar la verdad y la precisión de los hechos, con seriedad y compromiso con sus oyentes. Creando de esta manera tres géneros que hoy en día son muy utilizados en nuestro medio: los resúmenes en vivo (roundup), consiguiendo un programa de sucesivas conexiones de los corresponsales desde diversas partes del mundo; las mesas redondas  en vivo (roundtable), permitiendo que los corresponsales establezcan diálogo entre ellos para contrastar y complementar información; y las crónicas, que rompieron los esquemas y restricciones del periodismo radiofónico y de la radiodifusión en general que predominó en ese período. Con esta predisposición, inquietud, valor, pasión por su trabajo, y actitud, Edward Murrow forjó y consolidó un verdadero periodismo radiofónico, en el cual un reportero se puede desempeñar en todo, es innovador, propone soluciones a los problemas y desventajas, y vuela a la velocidad de las ondas hertzianas para hacer llegar la noticia, tal como escribió, informó  y habló desde los aires este corresponsal norteamericano a pesar de la transmisión por onda corta.

Las crónicas (http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/1990/199016789005.pdf), mesas redondas y comentarios de Edward Murrow y otras formas de presentar los contenidos planteadas por diversos personajes, son un gran aporte a los géneros radiofónicos, que le dan cierto orden a la forma de exponer información o datos en un espacio que va a ser divulgado a la gente. Pues una de las características principales del medio radiofónico es la organización de sus contenidos específicos de la emisión de la programación. La cual es un trabajo conjunto que involucra factores muy importantes para un radialista, y que deben ser conocidos, explicados y aclarados, estos son los formatos, programas y géneros.

A pesar que la definición de los mismo ha ido variando de acuerdo a la postura de los autores y sus estudios, lo que sí es reconocido por la mayoría de ellos es que estas expresiones no son un producto, son espacios que permiten a los radialistas desarrollar su creatividad, su sensibilidad, un lenguaje propio para el medio, acercarse a su audiencia de distintas maneras y lograr que estos recepcionen y se empoderen del mensaje y del contenido. Este es el objetivo y la razón principal que todos han destacado muy por encima de las particularidades que los diferencian.

Es por eso que, después de hacer un contraste de todas las propuestas y un seguimiento actualizado en base a la práctica, se nos sugiere una panificación y organización de menor a mayor: géneros, programas y formatos. El género es una forma específica para organizar los contenidos, el programa es una forma intermedia constituida por géneros, y el formato es una forma general que organiza el conjunto de programas y géneros de una emisora.

Al profundizar en el tema de los géneros para clasificarlos, también encontramos diversas opiniones. Pues existen géneros basados en la utilización de palabras: musicales y hablados (charla, noticiero, nota o crónica, comentario, diálogo, entrevista informativa, entrevista indagatoria, radioperiódico, radiorevista, mesa redonda, radio reportaje, dramatización)[1]; también hay géneros que se definen por su estructura: cortos (noticia, comentario, charla, entrevista, reportaje, mesa redonda y debate), y largos (tertulia – talk show, radio revista, documental, retrato sonoro, documental dramatizado, drama) y la de géneros informativos y no tan informativos[2]; también están los géneros que se definen de acuerdo a su función: informativos, formativos, de entretenimiento, instructivos, educativos o culturales[3]. Además se establecen géneros de acuerdo a la participación directa del auditorio: concursos, festivales populares, programas musicales y micrófono abierto[4]; según la relación que tiene con las funciones del lenguaje: connativa o persuasivo, referencial y poética o artístico[5]; de acuerdo a las funciones lingüísticas predominantes: narración, descripción, argumentación y explicación[6]; y hay géneros de acuerdo al modo de producción de mensajes, a la intencionalidad del emisor, y a la segmentación de los destinatarios[7].



Todos los autores mencionados, que han planteado su clasificación de géneros, están de acuerdo que en un programa radial no existe un solo tipo de géneros, y que estos a su vez no pertenecen a una sola categorización.

… existen diversos tipos de programas. Intentemos una clasificación operativa sin perder de vista que es difícil hallar la fórmula químicamente pura… pero la clasificación no acaba allí. Porque dentro de cada uno de estos tipos de programas es posible diferenciar distintas especies o géneros (ATORRESI, Ana).
De todas maneras la radio es dinámica, cambiante en el tiempo, por lo cual la idea de géneros y de formatos o lo que estos términos abarcan se ha ido modificando, es decir, hay distintos modos de clasificar los géneros y los formatos… (HOLGADO, Andrea, 50).
Como nos podemos dar cuenta hay muchas formas de clasificar a los géneros radiofónicos, y muchos de ellos terminan siendo híbridos. Es decir, todo género radiofónico tiene una función principal y además atiende más funciones. Una crónica informa sobre los eventos, narra los hechos, describe el escenario, los personajes y las particularidades, asimismo entretiene a los demás con la transmisión. Por su parte, los documentales radiofónicos, en palabras de Miguel Angel Ortiz y Federico Volpini también son híbridos:

… como el documental se puede identificar, en gran medida, con el reportaje, su concepción permite, como éste diversos enfoques: informativo, descriptivo, normativo, dramático,etc…


AUDIO: http://www.4shared.com/mp3/WSxaYwpp/PROGRAMAS_HIBRIDOS.html

Conociendo que un género cumple múltiples funciones y no integra una tipificación definida, se ha propuesto una nueva clasificación[8] que evidencia la hibridación y que se basa en dos dimensiones:la complejidad de la estructura (géneros menores y mayores) y la intención (géneros informativos, interpretativos, de opinió, de discusión, educativos, persuasivos y de entretenimiento).

Otro tema fundamental para la clasificación de los géneros y programas radiales es el conocimiento que tengamos de nuestra audiencia. Porque de acuerdo a esta información podremos definir el formato de programación que va predominar en la emisora. Además, porque la identificación, atracción y conservación de un público es el alma de la producción al aire y fuera del aire[9]. (http://dspace.unav.es/dspace/bitstream/10171/8217/1/20090630090343.pdf).

Si bien es cierto una audiencia es efímera, pero una emisora radial debe tener estrategias para mantener esta audiencia y para impedir su migración. El recurso básico es la información que tengamos sobre ellas, los aspectos demográficos (edad, sexo), geográficos (lugar de residencia, cantidad de habitantes, condiciones sociales y económicas) y psicológicos (valores, actitudes, intereses, costumbres, actividades, etc.). Los cuales nos van a ayudara a determinar nuestro público meta, al cual deseamos llegar con el formato, y el público bienvenido, son lo que se interesan el el contenido sin ser el eje del objetivo.

Asimismo es importante destacar que el programador de la radio, y todos los que laboran en ella, deben apelar a su imaginación[10], para responder adecuadamente a las exigencias de su público, eligiendo un formato con el que se mantega en sintonía, o  en todo caso crear uno nuevo que cumpla sus expectativas. También hacer una planificación adecuada de los géneros que van a utilizar de acuerdo a su estudio de la audiencia.
Antes de concluir realicemos un recorrido por la historia de la programación radiofónica, la cual demuestra que ante una demanda de la audiencia se logró satisfacerla con la creación de un nuevo género, programa y formato. Nos detenemos en el ejemplo más claro: la crónica periodistica de Edward Murow, a través de la cual se conoció  el contexto europeo, los sucesos  y el parecer de las personas que estuvieron presentes. Las azañas de Murrow consiguieron mantener la audiencia estadounidense, porque fue una manera de muy inteligente e imaginativa de llegar a ella, fue una propuesta nueva y fuera de los común que sorprendió a la gente en su época.


CONCLUSIONES:

1.    Las definiciones de género, programa y formato de radio, han sido definidos desde diversos puntos de vista de autores diferentes. Sin embargo se plantean nuevas concepciones, basados en las ideas anteriores, en las aseveraciones actuales y en el desempeño práctico. Así un género organiza los contenidos, el programa reúne varios géneros, y el formato es el conjunto de programas que definen la programación de la emisora.
2.    La clasificación de los géneros varía de acuerdo a los planteamientos de los autores, que han tomado en cuenta múltiples aspectos como: función, estructura, participación del público en la radio, función del lenguaje, etc. Cuyas características no determinan que pertenezca a una sola categorización.
3.    Los géneros híbridos son aquellos que cumplen más de una función o que tienen múltiples características de géneros distintos, por lo tanto no se pueden catalogar de uno o de otro. Por ejemplo la crónica, que es descriptiva, narrativa, informativa, etc.
4.    El estudio de la audiencia y el conocimiento de la misma permite a los radialistas estar más próximo a los radioescuchas emitiendo géneros apropiados que cumplan las exigencias de los mismos. Para esto es necesario conocer los aspectos psicológicos, geográficos y demográficos.
5.    La imaginación y la creatividad de los radialistas y los productores es útil para cumplir y atender satisfactoriamente las exigencias del público, si es necesario remodelando, replanteando y creando nuevos géneros, programas y formatos radiofónicos.
6.    El aporte que hizo Edward Murrow es de gran trascendencia para la labor periodística de la radio, revolucionó su labor y rompió los parámetros de su época para garantizar una buena comprensión de lo que estaba diciendo.

REFERENCIAS:
1.    ARAYA Rivera, Carlos, Géneros, programas y formatos radiofónicos, Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva, Universidad de Costa Rica.
2.    ATORRESI, Ana, Los géneros radiofónicos. Antología, 1° edición, Ediciones Colihue, 2005, Buenos Aires.
3.    CASANELLAS O’Callaghan, Alfredo, La dinámica del lenguaje radioperiodístico, Xlibris corporación, 2010, Estados Unidos.
4.    COMAS, Eva, El inventor del periodismo radiofónico. Estudio de las crónicas radiofónicas de Edward Murrow, Revista N°17, Trípodos, 2005, Barcelona.
5.    HAUSAN, Carl, BENOIT, Philip, O’DONNEL, Lewis, Producción en la radio moderna, 5° Edición, Thomson Editores, 2001, México.
6.    HOLGADO, Andrea, Radio itinerante, Ediciones la Crujía, 2011, Buenos Aires. Capítulo Géneros y formatos.



[1] Clasificación según Mario Kaplún en 1978, y promovida por el Centro Internacional de Estudios Superiores en Comunicación para América Latina (CIESPAL).
[2] La primera clasificación según Walter Alves en 1984, y la segunda en 1993.
[3] Jesús García Jiménez comparte la clasificación inicial de Al-Ghassani, pero lo complemente con otros géneros.
[4] Según María Cristina Romo Gil.
[5] Clasificación de Josefina Vilar.
[6] Según Amelia del Caño.
[7] Clasificación del cubano José López Vigil.
[8] Clasificación de Carlos Araya Rivera.
[9] HAUSAN, Carl, BENOIT, Philip, O’DONNEL, Lewis, Producción en la radio moderna, 5° Edición, Thomson Editores, 2001, México. Pág. 331.
[10]Si bien en la radio los elementos son cuatro, siempre hay algo nuevo. Porque la imaginación no tiene límites… “ HOLGADO, Andrea, Radio itinerante, Ediciones la Crujía, 2011, Buenos Aires. Capítulo Géneros y formatos. Pág. 49.


























1 comentario:

  1. Kristhel,
    Buenas tus aproximaciones, aunque podrías mejorar tus rutas para mejor explicar los hallazgos.

    ResponderEliminar