sábado, 29 de junio de 2013

COMPROMISO SOCIAL DE LAS RADIOS COMUNITARIAS



  DEDICATORIA

 Dedicado a Dios, el ser que generosamente no regaló la vida y está guiando nuestro caminar, a nuestros padres quienes nos apoyan constantemente en nuestra superación personal y pre profesional, y a cada una de nuestros pares que está colaborando activamente con el equipo para desarrollar el presente trabajo.




INTRODUCCIÓN
La radio comunitaria se ha convertido en una nueva y buena alternativa que contrapesa el carácter mercantilista de los medios de comunicación tradiciones. Su labor va más allá de las tres funciones de los mass media, informar, educar y entretener. Los retos que las radios comunitarias afrontan son en beneficio de la comunidad donde se encuentra ubicada geográficamente.
Todos los beneficios inician a partir de la participación e involucramiento de las personas en la gestión, administración y programación de las radios comunitarias y de sus contenidos. Es en este sentido que la comunidad tiene la disponibilidad, el acceso y la participación en todos los ámbitos, en la toma de decisiones tanto en la constitución de la agenda, de las políticas, en la producción como en la puesta en antena.
Además las radios comunitarias son actores activos que promueven el involucramiento y la autogestión, niveles de democratización, que le dan un carácter de actores sociales a las personas que se comprometen y participan en el desarrollo de actividades a favor de los miembros de la comunidad, tales como solución de problemas relacionados con los servicios básicos, la salud, la educación, la seguridad, entre otros. La consecución de estos bienes sociales logra que las personas se identifiquen con la emisora radial y voluntariamente se ofrezcan a participar en sus cabinas o en el aporte económico que las ayude a mantenerse.
Por otro lado está el aspecto cultural, el cual está estrechamente relacionado con la comunicación. En este caso las funciones principales de los medios, principalmente de los comunitarios, es promover la identidad cultural regional o nacional, la tolerancia y la convivencia entre personas de diferentes culturas, y la promoción de estas como una parte imprescindible en un cultura que jamás podrá y deberá homogenizarse. La lucha constante de las radios comunitarias es contra el mercantilismo, la discriminación, el racismo, y el intento de desaparecer la interculturalidad en la población.





CAPÍTULO I
CONCEPTOS GENERALES
1.     COMUNIDAD
Es un grupo de personas que comparten elementos en común, tales como el idioma,  costumbres, valores, tareas, visión del mundo, edad, ubicación geográfica, situación económica, roles en la sociedad, etc. Las personas de una comunidad por lo general tienen una identidad común, elaborada y socializada por sus propios integrantes. Generalmente se unen bajo la necesidad u objetivos comunes, como el bien común.
Las comunidades se proponen desafíos muy grandes. Tratan problemas importantes y de fondo que afectan a mucha gente. Por eso la tarea es duradera, puede llevar años que un problema se resuelva. Lo importante es desarrollar acciones entre todos, organizados, y que con el paso del tiempo otros se vayan incorporando al grupo para que pueda crecer el trabajo en cantidad y calidad. Se puede intervenir en los problemas comunitarios de muchas maneras, muchas de ellas a través de la comunicación, pues es un campo de estudio y de acción que tiene que ver con el modo en que nos relacionamos entre las personas, cómo pensamos nuestros problemas, cuáles son los factores históricos, culturales, sociales, políticos, económicos que tienen que ver con los problemas.
2.     COMUNICACIÓN COMUNITARIA
Se concentra en las relaciones humanas, en función de un contexto y de las necesidades e intereses de una comunidad o grupo social, donde también influyen los valores, las tradiciones, la cultura y folklore, los prejuicios y la experiencia. La comunicación comunitaria presenta uno de los más frecuentes desafíos, el de aprender a escuchar atentamente a las personas para conocer factores sociales, económicos y personales (capacidades, actitudes y aptitudes) para conocer la realidad más de cerca, entender la situación y poder proponer algún proyecto de comunicación que los incluya como comunidad.
La comunicación comunitaria es bidireccional, pues permite el intercambio libre y sin opresión entre el medio de comunicación y las personas que integran una comunidad, es decir designa un intercambio de puntos de vista y de noticias. El fin total de la comunicación comunitaria es promover, trabajar y lograr el desarrollo de los pueblos.
El concepto de "comunitario" ocupa el centro de los argumentos que vienen a justificar la práctica democratizadora de la comunicación, que por ley nos corresponde a todos por igual, y define el marco de acción de los medios comunitarios. El empleo del concepto de comunitario tiene un significado que se adhiere a los objetivos específicos. 
3.     MEDIOS DE COMUNICACIÓN COMUNITARIAS
Son medios de comunicación sin fines de lucro, cuya finalidad principal es velar y contribuir con la mejora de la sociedad o de la comunidad que la acoge en su espacio físico y social. Estos medios forman parte del TERCER SECTOR DE LA COMUNICACIÓN. A nivel mundial están constituidos en su gran mayoría por radios (ya que su producción y acceso son baratos, tienen un gran alcance y no excluyen a los analfabetos), sin embargo también hay canales de televisión e incluso una que otro medio impreso.
Según la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) los medios comunitarios llenan a menudo el vacío dejado por los grandes medios de comunicación privados que funcionan con otros imperativos y que pueden no tener en cuenta a los grupos sociales escasamente representados o marginados. Algunos de los casos a los que la UNESCO pide poner mayor atención, es al de las mujeres y jóvenes, quienes suelen encontrar en los medios comunitarios un refugio para sus preocupaciones y para fomentar su participación. En el caso de las mujeres porque ellas son personas importantes en el desarrollo de una población, con ellas se pueden empezar a trabajar con temas de salud y educación. Asimismo se debería prestar más atención a la integración de los jóvenes en los medios de comunicación y a su formación elemental en materia de medios e información. A largo plazo, los medios locales pueden estructurar una visión coherente del desarrollo de una región y ayudar a la gente a formular metas y planes con miras a mejorar su situación. Los medios pueden ayudar a contextualizar los programas de desarrollo nacional en los marcos comunitarios y acercar esas metas a quienes se procura beneficiar. Unos medios locales eficaces pueden también ayudar a la población a comprender la historia y la evolución de la opresión y la discriminación, y darle una perspectiva que le ayude a elegir opciones racionales para superarlas. Con esa información, la gente tiene los medios de participar en los procesos democráticos y configurar sus futuros en los planos local y nacional.
Los medios de comunicación comunitarios permiten el acceso y la participación de la población a través de diferentes modalidades, una de ellas es hacer que los pobladores sean reporteros, ellos pueden relatar activamente el mundo que los rodea, combatiendo la censura, tras protestas o disputas políticas, pues cuando la información se descentraliza, la censura pierde eficacia.
3.1.        Características:
·         Propiedad de una asociación social, sin ánimos de lucro.
·         Medios de comunicación a los que tienen acceso los miembros de las comunidades con fines de educación, información, esparcimiento, y participación e involucramiento en los aspectos sociales que los involucra o afecta.
·         Su gestión y funcionamiento está a cargo de un colectivo ciudadano.
·         Permite que las personad participen como planificadores, productores e intérpretes.
·         La financiación (escaso en el mayor de los casos) se destina íntegramente a los proyectos sociales y al mantenimiento de la radio.
·         La gestión de estos medios se realiza de forma participativa y horizontal, sin estructuras en la toma de decisiones.
·         Objetivos: alentar la democracia en la plenitud de su esencia, contribuir en la transformación de procesos sociales donde los principales actores son los pobladores, y hablar de temas que otros medios omiten o los enfocan de diferente punto de vista.
De acuerdo a las características socioeconómicas, culturales y demográficas de las personas de una comunidad, se puede elegir que medio de comunicación utilizar para llegar efectivamente y lograr que ellos se involucren y participen. Así tenemos los siguientes medios de comunicación comunitarias:
3.2.        Aliados de los medios de comunicación comunitarias:
·         Afiches
·         Volantes
·         Folletos
·         Historietas
·         Carteleras
·         Gacetillas
3.3.        Un buen aliado y medio de comunicación comunitario:
·         Internet: a través del blog, los correos electrónicos, y hoy por hoy las redes sociales.

4.     RADIO COMUNITARIA:
Según la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC): “Radio comunitaria es radio en la comunidad, para la comunidad, cerca de la comunidad y por la comunidad”.
Las radios comunitarias son aquellos medios de comunicación que se encuentran íntimamente relacionados con las personas de la comunidad con las que comparte el espacio geográfico, pues está a su disposición para generar, impulsar y permitir el desarrollo de la participación y opinión pública, para esto es necesario que tengan en cuenta principalmente los aspectos culturales: lenguaje, tradiciones, música, cultura hablada, escrita, artística, y busca plantear alternativas de solución de problemas en colaboración directa de la comunidad. La clave de las radios comunitarias está en la comunicación participativa. (http://www.abrojos.org/attachments/010_ManualAbrojos.pdf)
Las radios comunitarias no han llegado a ser tales de la noche a la mañana, ni por la definición de su cobertura, ni sus características técnicas, ni la propiedad de sus medios, ni el modo de producción, ni la posibilidad de transmitir anuncios. Este es un proceso multifacético que parte de la idea que sirve de guía para este fin de construir un espíritu comunitario y democrático:
…una radio promueve la participación de los ciudadanos y defiende sus intereses; cuando responde al gusto de la mayoría y hace del buen humor y la esperanza su primera propuesta; cuando informa verazmente; cuando ayuda a resolver los mil y un problema de la vida cotidiana; cuando en sus programas se debaten todas las ideas y se respetan todas las opiniones; cuando se estimula la diversidad cultural y no la homogenización mercantil; cuando la mujer protagoniza la comunicación y no es una simple voz decorativa o un reclamo publicitario; cuando no se tolera ninguna dictadura, ni siquiera las músicas impuestas por las disqueras, cuando la palabra de todos vuela sin discriminaciones ni censuras, esa es una radio comunitaria.
Con esto las radios comunitarias facilitan el acceso a las ondas de los ciudadanos y ciudadanas que no pueden acceder a los medios tradicionales. La emisora comunitaria se remite estrictamente a una comunidad, un barrio grande o localidad, es decir a una unidad política con una historia determinada.
4.1.      Características:
·         Es una emisora de la organización popular: la comunidad es la que asume la propiedad de la emisora, por lo que se reúnen periódicamente en asambleas para discutir sobre la orientación del trabajo de la misma, por ejemplo, definir objetivos, diseñar un plan de trabajo y la programación para un periodo determinado.
·         De alcance local: su labor se centra en el lugar físico donde se ubica la radio, aun así puede incluir en su agenda temas nacionales que son de importancia para la sociedad y la comunidad, como también puede compartir información con la red de radios comunitarias a la que pertenece y con la que tiene contacto.
·         De contacto permanente con los oyentes: la emisora se convierte en un poblador más, en un campesino, en un rondero, en un minero o en un poblador de alguna tribu de nuestro país. No hay barrera que logre separar a la emisora de sus oyentes, pues su accesibilidad es inmediata, la gente no duda en acudir a ella cuando lo necesitan o cuando deseas, por ejemplo, si hay una radio comunitaria en un mercado y se le pierde algo a una persona puede ir a comunicarlo por la radio, apelando a la buena fe de sus vecinos.
·         Traslado fácil: se pueden trasladar de un lugar a otro cuando sea necesario, puede ser durante una festividad, comunicados urgentes, actividades educativas, etc., a esto se le llama cabina en la calle. Este traslado, aunque sea solo de los parlantes, da la oportunidad de cubrir una mayor audiencia y satisfacer mejor sus necesidades.
·         Bajo costo: por lo general no cuentan con grandes montos de recursos económicos, por eso las personas que participan en ella se las ingenian para que funcione, se puedan conseguir e instalar los recursos técnicos mínimos pero necesarios, los cuales resultan de la generosidad de los vecinos, dirigentes, comerciales, o alguna actividad que ayuda a obtener algo de dinero para su subsistencia.
·         Movilizadora: como forma parte de la comunidad tiene la capacidad de movilizarla en defensa de sus derechos y de sus principales reivindicaciones.
·         Creatividad popular: las radios comunitarias permiten que la gente plasme su creatividad, de donde consiguen formatos particulares y nuevos, así también nuevas estrategias para involucrar y promover la participación de los demás y se pueden proponer novedosos programas.


CAPÍTULO II
LA COMUNIDAD Y LAS RADIOS COMUNITARIAS
Las radios comunitarias permanecen y se fortalecen en su entorno, mediante: la participación horizontal de las personas de la comunidad, pluralidad de pensamiento sobre diversidad de corrientes y tendencias políticas, sociales y económicas, integración de los actores sociales, y una perspectiva crítica que estimule el razonamiento, el análisis, la polémica, la argumentación y el debate como mecanismos de aprendizaje. El quehacer de las radios debe buscar promover acciones sociales que revelen las necesidades de su entorno y que promueva el avance de la ciudadanía activa, con los cuales lograr constituir un activo colectivo que permita minimizar dichas necesidades.
Según la UNESCO, los medios de comunicación, principalmente la radio, pueden constituir el instrumento operativo de una concepción del desarrollo basada en la participación. Se puede recurrir a ellos para conocer la opinión de las personas sobre los principales problemas del desarrollo en la región, y sobre el orden de prioridad pertinente, teniendo en cuenta lo limitado de los recursos. Se pueden  utilizar como un medio gracias al cual se intercambien puntos de vista sobre los problemas y las prioridades, entre los miembros de una misma comunidad, entre las regiones, y entre la población local y los administradores centrales. De este modo se podrán contestar las preguntas y facilitar más información cuando resulta necesaria.




La participación y el acceso de la comunidad a los medios de comunicación, en este caso la radio, es indispensable porque estos son los mecanismos de transporte para sembrar y cultivar una democracia práctica basada en la participación de los dos niveles.
1.     RESPALDO LEGAL
La práctica del acceso y participación en los medios de comunicación se sustenta en el Artículo 19 de la declaración Universal de los Derechos Humanos:
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Además según en el último debate internacional sobre acceso y participación, comunicación se concluyó que las personas tienen todas las condiciones para acceder a los medios a través de los niveles de elección (puede oír y ver lo que elija sin la presión de alguien, asimismo de requerir de mayor información sobre esos temas y de sugerir la transmisión de algunos materiales) y de retroacción (existe interacción entre los emisores y receptores del mensaje, pues el público puede participar directamente en la transmisión de los programas, formular comentarios y críticas), por ejemplo: en el primer nivel, un oyente elige si escuchar Radio Yaravi o Radio Nacional, los cuales están tratando sobre el tema de las minas en Arequipa, este oyente llama a Radio Nacional para pedir más datos al respecto, y llama a la Radio Yaravi para mandarle saludos a su hermana que está en Mollendo. En el segundo nivel, el oyente se acerca a las instalaciones de Radio Yaravi y critica el proceder de las autoridades respecto a la minería informal y da algunas sugerencias al respecto, recomendando tratar esta problemática desde el punto de vista que refleje cuanto se ven afectados las personas dedicadas a esta actividad extractiva. (http://omec.uab.cat/Documentos/TIC_desenvolupament/0137.pdf)
Asimismo se concluyó que la participación del público en la producción y gestación de los sistemas de comunicación se pueden dar en diferentes áreas, tales como la producción (las personas pueden producir programas y tener la ayuda de un profesional y la disponibilidad de los recursos necesarios, ya sean técnicos o humanos), la adopción de decisiones (respecto al contenido y duración de los programas, como en las actividades de dirección, administración y financiación) y la planificación (mediante la formulación de los planes, políticas y la agenda de la emisora).

2.     Niveles de participación y acceso a los medios de comunicación según la UNESCO
2.1.        Informativo: es el nivel más elemental, pues las personas necesitan conocer bien un tema o un hecho para poderlo examinar posteriormente. Es así que debe estar al tanto de las causas, las consecuencias a corto y largo plazo, y el impacto de las posibles respuestas. (http://www.vivalaradio.org/gestion-radios-comunitarias/PDFs/GES_produccion_08hacerdiciendo.pdf)
2.2.        Participativo: las personas pueden pedir información complementaria sobre un hecho, puede opinar y dar a conocer su análisis y las alternativas que plantea al respecto. Es decir el individuo a través de los medios de comunicación configura su desempeño en su ámbito, sociopolítico, económico y cultural.

3.     EMPODERAMIENTO, PARTICIPACIÓN Y AUTOGESTIÓN
Son los grados de democratización en el proceso comunicacional en Latinoamérica.
El empoderamiento se refiere al desarrollo de las capacidades de las personas para utilizar y apropiarse de los medios de comunicación alternativos en sus distintas etapas: selección, programación, participación directa de la audiencia, transmisión y retroalimentación, además, el derecho a disentir por parte de la audiencia.
Por otro lado la participación se refiere a la intervención ó involucramiento de las personas de manera individual o grupal en la producción y manejo del sistema de comunicación, mediante: la elaboración de la programación, toma de decisiones sobre los contenidos y la planificación-evaluación del proyecto a desarrollar.
La Autogestión se refiere el manejo y gestión del proyecto por parte de la población, debilitando la masificación de los grupos minoritarios por parte de las élites. Sin embargo va más allá de la consulta a los públicos respecto a una programación o a una toma de decisión, pues en este caso tiene la facultad de adoptar decisiones, formulación de planes y políticas de comunicación en una emisora radial.
No solo se refiere al acceso a la información y a la participación en los medios de producción, sino también a una gestión comunitaria del sistema de comunicación. Entraña una ampliación de las estructuras de los medios de comunicación, para que formen parte de ella los representantes de la comunidad, en un plano de igualdad. A lo que se pretende llegar con la autogestión es a un sistema de comunicación receptivo y responsable ante la comunidad, pues esta última debe dirigir el medio de comunicación.
Las radios comunitarias permiten el acceso de la comunidad a sus cabinas:
·         Sirve de canal para el ejercicio de la libertad de expresión del ciudadano y de las organizaciones colectivas comprometidas con acciones de interés social.
·         Instituir la propiedad colectiva y las prácticas participativas en la gestión y en la programación, de modo que la emisora no se caracterice como perteneciente a personas individuales.
·         Abrir espacios para la participación directa de los ciudadanos en el micrófono para que expresen sus puntos de vista, sus conquistas, sus reivindicaciones, sus alegrías, etc.
·         Conceder espacio para la difusión de programas producidos autónomamente por ciudadanos, grupos de jóvenes y organizaciones colectivas de la localidad. Es importante velar por la distribución igualitaria y plural de este tipo de espacio en la programación, para que la radio no se entienda como tendenciosa, en el sentido político, religioso u otro.
·         Crear canales (directorios colegiados, consejos, comisiones, asambleas, entre otros) para viabilizar la participación efectiva del ciudadano y de sus entidades representativas en las instancias de planificación y gestión de la emisora.
·         Crear una red de reporteros populares o corresponsales populares constituida por representantes de entidades civiles organizadas por zonas geográficas o por barrios, sectores, cuadras, calles, etc. Esta iniciativa representa un excelente mecanismo para mantener programas periodísticos sintonizados con la realidad local, al mismo tiempo que se favorece la participación popular en la programación.
·         Crear reuniones sistemáticas ampliadas de pauta para la discusión de los asuntos que deben ser divulgados por los programas periodísticos.
·         Dar prioridad a contenidos de interés público local centrados en la información de calidad; explorar mensajes educativos sobre asuntos y situaciones vividos en cada localidad (prevención de enfermedades, peligros que el tráfico de drogas puede representar, principalmente para los jóvenes, adolescentes y niños, etcétera); tratar temas que se refieran a la realidad concreta de la localidad donde la emisora se sitúa, principalmente asuntos que casi no tienen espacio en los grandes medios, es decir, aquellos relacionados con las actividades de las organizaciones dedicadas a trabajos encaminados al bienestar colectivo y a la vida de las comunidades, su modo de ser, su cultura. En este sentido, hablar no solo de problemas, sino también de las fiestas del pueblo, y de las conquistas de los movimientos populares. Cabe también prestar servicios de utilidad pública de acuerdo con la realidad de cada lugar. Hay casos de radios que comunican el día de consultas marcadas en puestos de salud, mandan recados para parientes, ayudan a localizar niños perdidos, devuelven documentos encontrados, hacen campañas educativas, etc.
·         Dar espacio para la difusión de la creatividad popular, como, por ejemplo: música, piezas teatrales y otras formas de producción artística, científica y técnica generadas en la propia comunidad.
·         Actuar de modo integrado con las organizaciones sociales sin fines de lucro actuantes en la comunidad, de modo que la comunicación se realice como expresión de las luchas colectivas locales y no como medio de comunicación exterior o desligada del proceso de movilización social. Por tanto, se abre una oportunidad única para la práctica del periodismo público, orgánico y comprometido con los cambios sociales.
·         Contribuir a movilizar a los ciudadanos y entidades sin fines lucrativos para la utilización y empoderamiento de la radio comunitaria y de otros medios de comunicación (televisión comunitaria, internet, etc.) con fines educativos y de desarrollo cultural.
·         Discutir y optar por formas de recaudación y aplicación de recursos que no comprometan el carácter público de la emisora y que, al mismo tiempo, viabilicen su funcionamiento. Si la radio comunitaria se somete a los mecanismos mercantilistas convencionales, probablemente su perspectiva pública y comunitaria podrá ser comprometida. Así, ha de tener principios y prácticas que garantizan la aplicación de recursos solamente para cubrir los costos, mantenimiento y reinversión en equipos, y no para el lucro particular.
·         Velar por la participación activa y con poder de decisión de los ciudadanos (elegidos como representantes por entidades o en asambleas) en todas las instancias deliberativas de gestión de la emisora (consejos, reuniones, asambleas), pues una radio comunitaria hecha colectivamente se revela como educativa para todos los involucrados y para sus oyentes.
·         Velar por la autonomía política en relación con las empresas, el poder público, los partidos políticos, las iglesias, etc.
·         Ofrecer entrenamiento por medio de cursos de corta duración a miembros de la comunidad, para que muchas personas puedan capacitarse y perfeccionar sus conocimientos y sentirse aptas para actuar en la emisora.
·         Crear mecanismos de evaluación de programas y de la actuación de la radio como un todo, con participación abierta a personas de la comunidad. La evaluación es una manera eficaz de analizar el desempeño, corregir errores y distorsiones y conducir a la emisora hacia el mejoramiento constante.
·         Difundir conocimientos y hechos que, aunque generados fuera del ámbito comunitario, tienen sentido localmente y pueden contribuir a aumentar el nivel de información y conciencia crítica.



CAPÍTULO III
DESARROLLO Y LAS RADIOS COMUNITARIAS
Las radios comunitarias son un gran instrumento social que mueve a las personas hacia el desarrollo económico, a algún cambio político, mejorar las medidas de vigilancia ciudadana, la preservación ecológica y nuevas direcciones comunicacionales, que permitan el control popular de los procesos de comunicación y la construcción de la realidad en base comunitaria y territorial tanto a nivel local, regional, nacional y global, tanto en las dimensiones cultural, social y política. Es decir las radios comunitarias también son actores esenciales que promueven el involucramiento de las personas en su propio desarrollo, y que son más que instituciones que se encargan de informar sobre determinados temas o programas de desarrollo, es así que se produce una reacción ante las funciones tradicionales que poseen los medios de comunicación en general, si bien es cierto es necesario informar y señalar las razones por las cuales se organizan ciertos programas de desarrollo. Porque los medios de comunicación, en especial la radio por sus ventajas, pueden y deben hacer más en pro del desarrollo, sin limitarse a transmitir mensajes de una fuente a otra. Según personas que trabajan en de los medios comunitarios consideran que el desarrollo puede acelerarse mediante una participación en el propio proceso de comunicación.
Hoy en día la labor de los medios de comunicación sobrepasan las tres tradicionales funciones: informar, entretener y educar; pues ahora pueden optar por una propuesta de desarrollo, esto a través de animar a la población a que se involucre en proyectos de desarrollo o siendo actor clave. Se afirma que cualquier radio puede contribuir al desarrollo social y local, pero las radios comunitarias tienen potencial especial para eso por ser medio comunitario de comunicación que se basa en el compromiso con la mejora de las condiciones de existencia y de conocimiento de los miembros de una comunidad, o sea en ampliación del ejercicio de los derechos y deberes de la ciudadanía.
Las radios comunitarias están estrechamente vinculados al desarrollo de las comunidades donde se asientan geográficamente, sin embargo muchos consideran que el término desarrollo solo expresa un alto grado de progreso económico, social, político y tecnológico alcanzado por una sociedad o por un conjunto de naciones. Pero todo desarrollo solo tiene sentido si está al servicio de cada persona y de la colectividad como un todo, siempre basado en la participación activa de los ciudadanos. Por tanto, la cuestión del desarrollo no puede restringirse a aspectos económicos o al aumento de la renta. Este debe darse de manera integral y sustentada en condiciones que le permitan ser duradero e igualitario, es decir la calidad de vida y ampliación de los derechos de ciudadanía, y presupone: la igualdad de acceso a los bienes económicos y culturales; posibilidades de participación política, desde participación en las pequeñas asociaciones hasta en los órganos de los poderes públicos; usufructo de beneficios generados a partir de la riqueza producida socialmente y redistribuida por medio de salarios y de los servicios de educación, salud, transporte, seguridad, tecnologías de comunicación, etc.
Las mayores conquistas en dirección al avance de la ciudadanía tienen relación directa con el grado de conciencia, organización y acción de las fuerzas progresistas de la sociedad civil para hacer valer sus intereses y necesidades. Desarrollo implica, por tanto, ampliación de los derechos de ciudadanía. Así las radios comunitarias velan por el desarrollo de una comunidad a partir de la promoción de su bienestar en todos los ámbitos.
Según Marcelo Solervicens, secretario general de AMARC, las radios comunitarias desempeñan un rol importante en el desarrollo, pues actúan en diversas esferas sociales, por ejemplo: Hay estudios sobre el rol de la radio comunitaria que se encarga de informar y organizar la lucha contra el VIH/sida (reconocido por la ONU), Amarc ha trabajado mucho tiempo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a fin de que los productores locales pudieran usar la radio para informarse sobre las crisis de los cultivos, la temperatura y las condiciones meteorológicas, y cómo confrontar mejor otros desafíos vinculados al cambio climático. Asimismo la radio comunitaria juega un papel muy importante en el manejo de la seguridad, así en Haití, luego del terremoto, en el combate al cólera, se brind información sobre cómo afrontar este tipo de problemas. Al respecto el representante de la AMARC es más explícito:
Si consideramos el desarrollo como un tipo de trabajo complejo e integrado, la radio comunitaria es reconocida como un componente clave para lograr objetivos de desarrollo en cada área, principalmente como un modo de transmitir hechos. Hay personas a las que les resulta muy difícil confrontar los desafíos del desarrollo cuando no tienen información. Pienso que la radio comunitaria ayuda a mostrar eso.
En el Perú, existen muchas radios comunitarias y otras que se están encaminando hacia él, pero en esta oportunidad haremos referencia a la Radio Saludable, la cual es parte del programa de inversión social de Alicorp (empresa privada) que trabaja en alianza con el Ministerio de Salud y la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC) y del internet, Radio Saludable es una red de comunicadores y especialistas en salud y desarrollo infantil, cuya finalidad principal es promocionar las actividades y técnicas del desarrollo infantil en las comunidades. En este trabajo su primer aporte como proyecto fue el desarrollo editorial del manual impreso La radio saludable: Manual de radio comunitaria y nutrición, que presenta en diez capítulos los temas esenciales sobre técnicas de radio y nutrición infantil, y contiene un anexo de piezas de audio para ser utilizadas como ejemplos de producción de temas o para ser lanzadas directamente al aire. A raíz del lanzamiento del manual impreso y de audio, se desarrolló una serie de talleres en las comunidades rurales de la sierra del Perú, logrando involucrar con gran éxito a los comunicadores radiales y a los agentes de salud. Entre algunos de sus productos radiales encontramos: Kiwi, propiedades más importantes, Hepatitis B se erradica con vacuna universal, etc.
1.      SOLUCIONANDO PROBLEMAS COMUNITARIOS
Las radios comunitarias reciben apoyo de miembros de la comunidad para buscar la solución de sus problemas o sus necesidades. De una forma voluntaria la comunidad y la radio unen esfuerzos para lograr minimizar las desigualdades y desequilibrios ante los entes gubernamentales que prestan los servicios públicos como el de agua, gas, la construcción de módulos de salud y los centros de diagnóstico integral, etc. Según un locutor de radio Tropical FM: “la gente de la comunidad ha participado con nosotros en actividades para la recuperación de escuelas, liceos entre otras cosas”.
Con esto podemos comprobar que estas actividades conllevan a la población a la formulación de sus propias ideas y experiencias, logrando así una gestión construida en base a decisiones colectivas y a espacios democráticos de comunicación para establecer vínculos a partir de sus relaciones con su entorno.
Otra forma de establecer relaciones sociales importantes para la comunidad es a través de los entes gubernamentales, realizando reuniones que cuenten con la participación de ambos y con la mediación e defensoría de la radio a favor de la población.
Las relaciones que mantengan las radios comunitarias con entes que se involucran en actividades sociocomunitarios son imprescindibles para poner en marcha proyectos o actividades a favor del desarrollo de las personas, estas instituciones pueden apoyar en la búsqueda de soluciones de los problemas comunales a nivel de gestión y orientación.
2.      MEJORANDO CONDICIONES DE VIDA
Como parte del trabajo compartido entre radios comunitarias y la población, tenemos las actividades que buscan mejorar la condición de vida en relación a la salud, vivienda, alimentación y servicios públicos. Así lo reconoce el Sr. Villalobos, locutor de Radio Samide Stereo: “con nuestro apoyo, la comunidad cuenta con agua, módulos de salud y un CDI, gas, así mismo realizamos trabajo social contra las drogas y las enfermedades de transmisión sexual”.
En este caso se cuenta con voluntarios en las medidas de sus posibilidades, que canalizan los problemas de la comunidad ante los organismos competentes, con el apoyo de radios, y los actores sociales apoyan a la radio cuando ésta realiza acciones en busca de la solución de algún problema o cubrir alguna necesidad de los miembros de la comunidad
Una comunidad, que conoce sus necesidades, puede superarlas de una vez cuando trabaja en conjunto con las radios comunitarias, usando sus potencialidades tanto internas como externas incorporándose a unas prácticas y estrategias de transformación. Para complementar estas actividades mancomunadas se han desarrollado y se proponen programas de talleres de orientación, mediante talleres de producción, educación ciudadana y de vocería comunal a los ciudadanos de su entorno y de parroquias cercanas, con el objeto de incentivar a la comunidad insertarse la formación comunicacional. Esta relación propiciada por las radios posibilita a la comunidad la exposición de sus ideas, necesidades, conocimientos y proyectos para mejorar las condiciones de vida y así fortalecer el compromiso social de las radios comunitarias con su entorno, necesarios para mejorar sus vidas.
3.      CAMBIOS DE CONDUCTA EN LA COMUNIDAD
En el caso de Venezuela, la radio ha logrado algunos cambios de conducta de los miembros de la comunidad en lo referente a la recolección de basura, en la aceptación de personas de otras nacionalidades y la aprobación del servicio prestado por los médicos comunitarios integrales a través de la misión Barrio Adentro, así como en la toma de conciencia de no contaminar el lago de Maracaibo, entre otras.
Las radios comunitarias a través de la comunicación, sus acciones y relaciones han venido logrando abrir paso a la cooperación y solidaridad, así como a minimizar los obstáculos para avanzar hacia una evolución social, para llegar a la transformación de los patrones culturales y sociales donde se alcance una nueva precesión de otro y llegar a un lugar mejor. La legitimidad fue la tercera estrategia identificada en el quehacer comunicacional radial comunitario, ésta se centra en el reconocimiento de la radio comunitaria que consiste en su aprobación social.
Otras estrategias utilizadas por las radios comunitarias para lograr un cambio de actitud de las personas respecto al trabajo de la radio y la situación de la comunidad tenemos: acciones temporales consideradas como el quehacer realizado en un corto tiempo y espacio establecido, que facilita los vínculos sociales entre las radios comunitarias con otras comunidades fuera de su entorno, conllevándolas a buscar y crear redes sociales comunitarias. Entre estas acciones se encuentran: el trabajo social, mediante talleres de formación y capacitación; difundir información, como responsabilidad social, por lo que es relevante aumentar el alcance de la programación a otras; establecimiento de Alianzas con instituciones educativas o de salud bien sean externas o internas para realizar actividades de formación o culturales; modificación de conductas de los miembros de las comunidades, estimulando el saneamiento ambiental para la búsqueda de mejorar las condiciones de salud y de vivienda.


CAPÍTULO III
RADIOS COMUNITARIAS Y EL ASPECTO CULTURAL
En el programa “Un poco de lo que entendemos sobre cultura” de la radio Ñomndaa se realizó la siguiente reflexión acerca de lo que es cultura El termino cultura es muy amplio… es la manera como nosotros entendemos la vida, la forma como hablamos, la manera de vivir de un pueblo. Todos los pueblos de todo el mundo tienen su propia cultura. A veces algunas personas dicen “esa persona no tiene cultura”. Pero todas las personas forman parte de una colectividad, de una sociedad, entonces tienen una cultura”.
Los de medios de comunicación puestos en función de la comunidad, que comparte y conoce al conjunto de individuos ubicados en contextos geográficos, socio-psicológicos y de dirección comunes,  con necesidades e intereses afines, sobre la base de la conciencia de pertenencia y cooperación. Pues la cultura y sociedad son dos agentes de cambio, que requieren la generalización de las relaciones comunitarias en todo el ámbito de la interacción humana. Esto conduce a la unidad que existe entre relaciones sociales y comunicación, por lo que se hace necesario revitalizar el concepto de comunicación en función de la colectividad, si se quiere masificar la cultura, como elemento esencial de la identidad, donde la radio local desempeña un papel significativo. Esa cercanía hace de la radio comunitaria un eficaz medio de difusión del mensaje cultural, pues mientras más cercano es, potencialmente más efectivo lo que se aspira a dejar en la mente del oyente con carácter perdurable.
Reflexionar sobre la comunicación y la diversidad cultural supone varias tener claro la definición de la identidad, el reconocimiento en términos de igualdad, el conocimiento de los otros, el diálogo entre las culturas, la integración social y la comunicación intercultural. Además según el pronunciamiento de la UNESCO y la declaración de los derechos humanos, reconocen que los medios de comunicación tienen un gran encargo social respecto a lo que es cultura:
… el respeto a la diversidad de las culturas, la tolerancia, el diálogo, la cooperación, en un clima de confianza y de entendimiento mutuos está entre los mejores garantes de la paz y la seguridad internacionales. Los medios de comunicación pueden jugar un papel muy positivo para promover el respeto mutuo y combatir los estereotipos (Unesco 2001).
Estos son algunos de los sustentos que indican que las radios, principalmente las comunitarias, son vehículos capacitados que ofrecen alternativas para contribuir al desarrollo de la identidad local, regional y nacional, la diversidad cultural y la promoción de material cultural.




1.         CULTURA
Es el conjunto de instituciones, prácticas y objetos que constituyen el universo simbólico de una sociedad, en relación con los cuales se socializan los sujetos y grupos, y que rigen las creencias y el comportamiento de estos.
2.         ETNICIDAD
Rasgos físicos y culturales comunes a un grupo de individuos, que se identifican con ellos y se consideran parte activa de una comunidad de iguales, como resultado de los sentimientos de afiliación.
3.         GRUPO ÉTNICO
Conjunto de individuos con características socioculturales homogéneas compartidos entre sus miembros, pero que son diferentes con respecto a otros grupos e individuos. Los miembros del grupo étnico tienen creencias, valores, costumbres, normas y una lengua, religión, historia, geografía, parentesco y/o raza comunes.
4.         MULTICULTURALISMO O INTERCULTURALISMO
Reconocimiento y estudio de las sociedades en tanto incluyen tradiciones y prácticas culturales distintas. Concepto que habla de la diversidad cultural, lingüística y racial como una realidad de las sociedades contemporáneas, las cuales son cada vez más heterogéneas, constituidas por personas con origen o nacionalidades diferentes, aunque residan en un mismo territorio, y sean gobernados por un mismo Estado.
Es así que la diversidad intercultural es la oportunidad para reflexionar y buscar los medios para el diálogo intercultural y el diálogo entre los ciudadanos fortalezcan el respeto de la diversidad y traten la compleja realidad de nuestras sociedades y la coexistencia de distintas identidades culturales y creencias; asimismo es la oportunidad de comunicación de una cultura a otro, pues es el reconocimiento recpiproco, busca la correspondencia de respeto entre una cultura y otra.
El concepto intercultural se refleja en la pluralidad de ámbitos en los que se puede aplicar el internacional, el interétnico, el interreligioso y el intercultural en sentido amplio que se vincula con el concepto de diversidad e implica diferencia respecto a un modelo que pretende imponerse desde el punto de vista social o cultural. La diversidad intercultural incorpora las variables socioculturales desde un planteamiento flexible y evolutivo; por ejemplo, conviven discriminaciones por razón de género, clase social, discapacidad, tendencia sexual, dimensión étnica, dimensión religiosa, por enfermedad, por el origen, por la edad o por la apariencia física.
5.         PROPUESTAS RADIALES DE DESARROLLO CULTURAL
·         Dialogar sobre las manifestaciones musicales, literarias, artísticas, gastronómicas y folclóricas indígenas, afro y blanco/mestizas que son patrimonio cultural de la nación y de la localidad. Realizar programas acerca de estas.
·         Identificar en la región, en el país y en el mundo, personas negras e indígenas reconocidas por su aporte a la paz, las artes, la cultura, el deporte etc.
·          Promocionar expresiones musicales de origen popular, como forma de sensibilizar a la población alrededor de los ritmos musicales afros e indígenas, que solos o fusionados entre ellos y con otros ritmos contribuyen a conformar las identidades locales y de las diferentes regiones, a la vez que hacen parte del patrimonio nacional y mundial.
·         Cuestionar el papel y la influencia de los medios de comunicación, entre ellos la radio, en la difusión de imágenes y discursos racistas que ofenden a los grupos y a la gente negra e indígena.
·         Referirse a las personas usando términos en los cuales el sujeto social esté claramente identificado como gente y/o persona negra o afrodescendientes; pueblos indígenas; hombres y mujeres negros/negras e indígenas; niño/niña afro o negra, cultura afrocolombiana y cultura indígena. Es decir, en el diálogo cotidiano, no percibimos que empleamos términos racistas dirigirnos a otras personas.
·         Hablar del por qué personas indígenas y negras no aparecen en los programas de televisión ni en las revistas en posiciones protagónicas.
·         Plantear el interrogante de por qué más hombres y mujeres indígenas y afro no desempeñan cargos de poder en el sector público y privado, a la vez que se valora el hecho de que en las últimas décadas se ha incrementado la posibilidad de que personas indígenas y negras ocupen mandos medios y medios altos.
·         Abordar el tema de la autoestima racial, étnica y nacional, y valorar el hecho de que las personas son libres de pertenecer a una o varias culturas independientemente de su apariencia física externa. Aquí es importante considerar que en el exterior, todos y todas somos personas, por tanto las diferencias fenotípicas no son tan importantes.
·         Entender que como seres humanos todos y todas somos de la misma raza, vivimos en el mismo país y los problemas sociales son responsabilidad de todos, y no de un grupo o de una comunidad en particular. Por lo tanto todos y todas debemos contribuir y participar en la solución de los problemas sociales, y trabajar por la localidad y por la región donde vivimos.
·         Hablar de los héroes cotidianos indígenas, afro o blancos y mestizos que, de forma anónima, todos los días realizan pequeñas y grandes hazañas en beneficio de su comunidad.
·         No recurrir al uso de los términos racistas que difunden imágenes erróneas y estigmatizada como “aguas negras”, cuando lo correcto es decir aguas sucias o residuales. En vez de “el negro” se debe decir “la persona negra o afro”. Debe tratarse de NO asociar lo negro con lo malo y lo blanco con lo bueno, de NO identificar a las personas negras e indígenas con personas perezosas o como sujetos sociales de inferior categoría. Consideremos que en muchos de los hábitos de la vida diaria, en la familia, en el barrioo en el trabajo, se comportan de manera similar a como lo haría cualquier otra personas sin importar su raza.



CONCLUSIONES
1.    La radio comunitaria posee una naturaleza participativa que la relaciona con la comunidad donde se encuentra ubicada, es por eso que permite que las personas participen en el desarrollo de la vida de la radio, en sus distintos niveles: propiedad, programación, gerencia, administración y financiación.
2.    Existen dos niveles generales de participación de las comunidades en relación con la labor de las radios comunitarias, la de ser informado sobre los hechos y acontecimientos que van a generar opinión pública, y la del involucramiento a través de las sugerencias, la petición de datos complementarios, las críticas y opiniones, y se establece constante diálogo con los encargados de las emisoras, a los cuales se les hace llegar las propuestas programáticas, temáticas y productos donde se pueden apreciar muchas características de la población.
3.    La radio comunitaria ha logrado contribuir en los procesos de desarrollo participativo (determinados por factores de éxito o fracaso), a partir de los estudios y los conocimientos experimentales referentes a situación social, económica, al desempeño político de las autoridades, y a la capacidad de revelarse y expresarse de los individuos que constituyen dicha comunidad.
4.    Algunas de las técnicas más utilizadas por las radios comunitarias para promover la participación e involucramiento de las personas son: talleres de reflexión, reuniones entre los miembros de la radio y la población, durante las cuales se habla y coordina sobre las decisiones que deberán regir el camino de la emisora, y que posibilitan una mirada al futuro.
5.    De acuerdo al respaldo legal todo medio de comunicación tiene el compromiso de promover el respeto, la aceptación y el reconocimiento de las diversas culturas que pueden existir, a lo cual llamamos interculturalidad, porque es proceso dinámico que abarca o reúne a más de una cultura que se diferencia tanto en las costumbres sociales, religiosas, políticas, etc. En tal caso las radios comunitarias está enfrentando constantemente las amenazas y los casos concretos de discriminación, racismo, desconsideración y desconocimiento.

REFERENCIAS
ASOCIACIÓN Mexicana de Investigadores de la Comunicación, Las claves necesarias de la comunicación para la democracia, 1° Edición, Ediciones Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, 2008, México.
BERRIGAN, Frances, La comunicación comunitaria, Editorial UNESCO, 1981.
KROHLING Peruzzo, Cicilia, Radio comunitaria, educomunicación y desarrollo social, Editorial Universidad de Lima.
LÓPEZ, Miguel, Comunicación y radio para el desarrollo local, 1° Edición, Ediciones Abya – Yala, 2000, Quito.
USECHE, María, Queipo, Beatriz, Guerrero, Landys, Acciones de sostenibilidad de las radios comunitarias, Revista electrónica Razon y Palabra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada