viernes, 4 de octubre de 2013

CAMBIOS

La audiencia de la radio: de los oyentes a los usuarios
Jon Murelaga Ibarra
De la audiencia ignorada al poder de las audiencias
Daniel Fernando López Jiménez

Grandes cambios ha experimentado la radio desde su época de oro hasta nuestros tiempos, al igual que nosotros como oyentes. La gran causa de esta metamorfosis fue y es la tecnología, que con la línea de su trayectoria ha ido desplazando  o superando muchos aparatos ya existentes y ha ido gestionando conductas humanas de adaptación a cada aparición. Es así que conforme la tecnología avanzaba, iba surgiendo grandes amenazas para la radio que la debilitaban como medio de comunicación de masas, y que generó el proceso de búsqueda por parte de las personas de radios con más palabras como lo señala Fernando Peña, refiriéndose a que ya no se contentarán con lo poco que muchas radios ofrecían.
Es así como sucedió a lo largo de la historia. Conforme fueron apareciendo más emisoras radiales se ofrecieron más alternativas de programación, las personas ya no se tenían que conformar con las únicas propuestas de los monopolios, ya podían cambiar el dial y encontrar nuevos temas, canciones, y contenidos, y sobretodo elegir qué escuchar. Con la aparición de la televisión y la amenaza directa de las imágenes y los sonidos, la radiodifusión se vio forzada a presentar más variaciones en su malla programática y empezó a dar mayor importancia a sus oyentes y a la participación de sus miembros. Y el último gran avance es la plataforma de internet, la que además de ofrecer al público múltiples opciones le da libertad de elegir, permite expresarse al respecto a través de comentarios en red o través de diálogos entre varios cibernautas.
Es así que el sentido y esencia de audiencia ha evolucionado, desde audiencia homogénea a audiencia heterogénea, a audiencia híper fragmentada y a audiencia interactiva. Sin duda los avances que han logrado han sido impulsados por las alternativas programáticas que las radios plantearon para seguir sobreviviendo ante la tecnología. Es así que hoy en día podemos hablar de oyentes que ya son maduros y que tienen capacidad de elección teniendo en cuenta sus gustos, preferencias y necesidades, y su actitud se consolida completamente cuando forman parte de la audiencia interactiva porque logra participar en los tres instrumentos participativos que ofrece la radio por internet y algunas en banda ancha y onda corta: emisor – receptor, emisor – emisor, y receptor – emisor, con lo que participa activamente de la organización de sus contenidos en sus propios programas, con lo que los contenidos se especializaron de acuerdo a los oyentes. (http://recursos.salonesvirtuales.com/assets/bloques/RadioRedaly.pdf)

Antes las personas solo recibían lo que la radio les ofrecía.


hoy en día las personas como audiencia o como ciudadano
se hace escuchar
Todo esto lo predijeron muchos autores, así por ejemplo Marcela Giogi previno la radio sería más interactiva, con mayor llegada a la gente y con mayor participación, debido a las ventajas tecnológicas como los celulares, que permitirían estar más involucrados con la labor de cronistas y aportantes de este medio, y finalmente se llegó a esto, sin la necesidad de trasladarse a la misma cabina, un oyente puede llamar a través de su celular y dar a conocer un hecho que esté ocurriendo o referir alguna opinión al respecto. Más allá llegó Luisa Valmaggia, al sustentar que los oyentes estaban ganando mayor presencia en las radios, lo cual conllevaría a que el oyente se involucrase con los contenidos, lo cual se volvería más fragmentada y segmentada que la misma sociedad, lo cual se complementa con el surgimiento del internet, es sobre lo que se refiere Chiche Gelblung, quien predice que se viene la radio autor, es decir, cada persona va a poder hacer radio desde su casa a través de un ordenador y la net, venciendo los complejos radiales y respondiendo a la atomización de la audiencia. Es decir los nuevos retos para las radios se dan por el desarrollo tecnológico que da mayores facilidades y alternativas a las personas, por lo que los cambios girarán en torno a lo que las personas elijan. (http://sphera.ucam.edu/index.php/sphera-01/article/view/34/44)
El problema de este gran avance de las audiencias como oyentes maduros e interactivos, capaces de elegir los programas y emisoras a escuchar, radica en que nosotros muchas veces  no somos muy conscientes de lo que nos gusta, preferimos y necesitamos, porque como audiencia estamos expuestos a los bombardeos de los distintos medios de comunicación que nos plantean temas de interés, trascendencia, importancia y necesarios a través de su agenda setting, y como sabemos esta agenda refleja lo que el medio y sus profesionales o trabajadores quiere, desean y necesitan, generalizando estos intereses particulares como si fuera competencia de toda la sociedad, es así que ellos determinan que acontecimiento debemos conocer como noticia, nos acostumbramos a ellos y luego pensamos que otros casos similares son importantes, lo mismo sucede con la música las estaciones radiales plantean los temas y nosotros los escuchamos si suena bien, es así que muchas veces no sabemos qué dice la letra pero la tarareamos porque está de moda.
Una gran alternativa para afrontar este problema, es educando a las audiencias (http://alfamedia.wdfiles.com/local--files/grupos-1-y-2/educacion_medios.pdf), para que ellas mismas se den cuenta de qué es lo que verdaderamente les gusta y lo que necesitan, lo cual los llevaría a exigir mayor responsabilidad social en los contenidos de los medios de comunicación. Tal vez muchos grupos de personas buscan herramientas para superar este conflicto, para lo cual se están organizando en centros de investigación mediáticos, asociaciones y veedurías para exigir un adecuado proceder por parte de los medios. Y esto se debe iniciar desde las instituciones educativas de menores, donde se enseñe a leer, cuestionar, discernir, tomar decisiones sobre acciones respecto a los contenidos. Esta preparación haría de los oyentes una verdadera audiencia intelectual e interactiva con libertad y voluntad. Daniel Fernando López Jiménez, recomienda que para iniciar una buena educación de audiencias, se debe aprender a leer medios, logrando hacer una reflexión crítica del papel de los medios y de sus contenidos en la transformación de la esfera pública, es decir valorar si lo que están transmitiendo beneficia de alguna forma a la sociedad; analizar el lenguaje simbólico de los mensajes, de sus efectos e influencias con relación al poder coercitivo; la percepción espacio temporal y el acceso a la información; y el análisis de la responsabilidad social de los medios de comunicación. Para complementar esta estimación, también es necesario realizar un análisis sobre las tendencias de consumo de los medios por parte de las personas. Al respecto se han ejecutado muchos estudios, muchos de los cuales tienen que ver con la violencia que transmiten la radio, la televisión hasta el internet, y que al hacer un tema bien común en los medios, llegan a ser los preferidos de las personas, así nos lo plantea el estudio que considera López Jiménez en su artículo, donde los jóvenes de Colombia prefieren ver el programa “Pandillas, guerra y paz” que además de reflejar una gran crisis de la sociedad sumergida en violencia, también refleja aspectos alienantes de la cultura norteamericana en personajes netamente colombianos. El estudio demuestra que los jóvenes que optan por ver esta serie, se involucran de alguna manera con grupos con similares caracteres que en él se presentan y que tiene ciertos rasgos físicos, psicológicos y actitudes parecidas, lo cual explica que ellos imitan lo que el programa les presenta, en este aspecto radica principalmente el problema, porque el programa lejos de hacerles reflexionas sobre el tema de las pandillas y los riesgos inminentes que acarrea los conduce a hacer de su vida un episodio más de la serie. Este caso es uno típico de la televisión que resulta siendo uno de los medios de comunicación más violentos porque además del sonido nos muestra todo el panorama a través de crudas imágenes.
Pero la radio no se queda atrás, si bien es cierto no emite imágenes, pero sí transmite música, que es uno de sus elementos primordiales. De acuerdo a muchos estudios y a una reflexión profunda respecto a los mensajes que transmiten en sus letras resultan siendo violentos, y es menos percibido porque se presentan como una propuesta de entretenimiento, otro problema de las canciones son los mensajes subliminales que tienen, y que hacen referencia diferentes temas (http://palabraclave.unisabana.edu.co/index.php/palabraclave/article/view/424/562). Como complementación de esta educación de audiencia respecto a la radio, es importante aprender a leer al internet, pues es una plataforma que hoy en día es parte de un soporte radial, es por eso que se debe conocer todo lo referente a la net y a sus contenidos, que en este caso tienden a ser muy fragmentada y hasta un punto personalizada, pero a la vez tiene demasiada información en bruto que no está clasificada de acuerdo a su utilidad, podemos encontrar de todo, y otro aspecto que es preocupante son las consecuencias de la brecha digital, por ejemplo: se pierde la creación de comunidades sociales, y se vuelve más individualista, así que es imprescindible un análisis y reflexión de esta situación.

Entonces resulta importante destacar la evolución que se ha producido en el carácter de la audiencia radial, pasando de ser una masa que recibía todo lo que se le daba, a decidir qué es lo que quiere escuchar teniendo más propuestas que elegir, es así que dejó su papel de homogénea, para ser heterogénea y mostrar a los medios que las personas y sus intereses son diferentes, luego se tornó híper fragmentada, y algunos ya son interactivos con la emisora y programa que prefieren, sin embargo n o podemos dejar de lado la necesidad que tenemos de educarnos respecto a los medios, para saber identificar cuáles son las intensiones de las propuestas lo cual nos ayudaría a madurar como audiencia y llegar a exigir propuestas novedosas, buenas y responsables con nosotros y con la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada